viernes, 24 de junio de 2011

el me da de beber en el desierto

tronándome los dedos me imagino a mi dueno
se presenta exigiéndome, el sustento para su bello cuerpo
la forma creativa, mis alternativas de generarle..
calores en su cuerpo de fuego y hielo
lo tengo...
su manifestación mas perfecta
para su placer y el mio
me mantiene contenta y el se sacía conmigo,
en mi viento de arena,
agua del desierto...
exprimimos las grietas secas del cuerpo
los hacemos oasis y nadamos en ellos
como seres solitarios de la estepa
animales rudimentarios, esteparios...nos escondemos
en las dunas movedizas, traicioneras...
mi dueño me da de beber entre ellas...
es noble, tierno, compartido...
como una salvaje bestia
me regala su sudor, los liquidos que produce su cuerpo
tonalidades escarlatas, aperladas, plateadas, incoloras...doradas
liquidas, mielosas, tibias, espesas, ardientes, refrescantes....
perpetuadoras...
me embelezan!
de su nombre en mi árida tierra
nuestras venas azul marino se ensanchan en nuestros cuellos,
evidentes para el deseo...
mi dueño tendria sus silencios escondidos
y yo los encuentro..
desprevenidos...
es pacifico en mi ausencia, es una duna quieta...
se altera en mi presencia nos hacemos gigantescos!
nuestras sombras modifican la luz
frente a nuestra movediza materia
los patrones del viento a tiempos formaron dunas pequeñas...
renglones, versos poemas...
son los mapas de su cuerpo... sus venas!
mi dueño tiene patria, tierra, y testamento...
y una mujer a quien tronarle los dedos!
cuando se le de la gana!
por que él!...
él..
me da de beber en el desierto...

1 comentario:

  1. si algun dia dejaras de escribir se va a notar tanto, tanto...espero que nunca ocurra.

    ResponderEliminar